Protegemos las especies piscícolas

ACCIONA ha puesto en marcha un ascensor para salmones en la presa de Palombera, en el río Nansa (Cantabria), que recuperará el hábitat natural de esta especie en la zona.

La instalación, que elimina barreras de su recorrido estacional río arriba, permite a la especie acuática regresar a la zona histórica de desove de Cosío. El regreso al mar se hace a través de una escala de peces rehabilitada para el descenso. La actuación forma parte de un convenio de colaboración entre la compañía y la Confederación Hidrográfica del Cantábrico.

 

El proyecto incluye, además del ascensor, dos escalas en los azudes (presas pequeñas) de Celis y Vendul, un sistema de monitorización del caudal ecológico en tiempo real y una estación de registro y medida de los caudales en la cabecera del río.

 

En el caso de Celis y Vendul se optó por la solución tradicional de las escalas de peces, dado que el desnivel a salvar era menor. Sin embargo, la presa de Palombera, de 20 metros de altura, ha requerido el diseño y construcción de un sistema integral de remonte (ascensor) y descenso (escala) de peces.

 

El paso de Palombera y las escalas de Celis y de Vendul recuperan 50 kilómetros de los cursos del río Nansa y sus afluentes para el salmón y otras especies piscícolas. 

CÓMO FUNCIONA EL ASCENSOR DE PECES

El ascensor se sitúa en la margen derecha del río Nansa, en el sentido de circulación del agua. Los salmones atraviesan pequeñas balsas artificiales o artesas para introducirse en una cabina metálica sumergida en el agua que es elevada mediante un sistema de raíles hasta la parte superior de la presa. En este punto, se pueden observar, medir y documentar las características del salmón, antes de depositarlo mediante una red de canaletas en el embalse de Palombera.

El sistema de artesas en cascada genera un “efecto llamada” que atrae a los salmones para que se introduzcan en la cesta del ascensor. La frecuencia de subida automática de la cesta se programa teniendo en cuenta el índice de paso de ejemplares y las distintas épocas del ciclo vital del salmón.

Una vez en el embalse, los salmones pueden nadar aguas arriba a través de las escalas construidas en los azudes de Celis y Vendul, alcanzado así las áreas de desove documentadas en los anales históricos del río en el curso medio del Nansa y sus afluentes, Lamasón y Vendul.

ACCIONA ha habilitado la antigua escala de peces, sin funcionalidad durante décadas, para el descenso de las crías de salmón desde el embalse hasta la desembocadura del río Nansa en el Cantábrico.  Con ello, se completa un sistema integral de paso de Palombera para el regreso de los jóvenes salmones hacia el mar hasta la madurez, cuando remontarán al lugar de nacimiento.

EN TIEMPO REAL

ACCIONA también ha instalado un sistema de monitorización y transmisión de datos en tiempo real de información hidrográfica. De esta manera, en coordinación con la Confederación Hidrográfica del Cantábrico, se obtiene información relevante sobre el régimen fluvial y se puede llevar a cabo una detección temprana de avenidas. 

Este sistema ofrece también la posibilidad de adoptar medidas en tiempo real para asegurar el caudal ecológico en todo el cauce del río.

Saltos del Nansa